Uploaded March 27, 2014
Venerable Siervo de Dios Félix de Jesús Rougier M.Sp.S.
Él es el Venerable P. Félix de Jesús Rougier, Fundador de los Misioneros del Espíritu Santo. Nació el 17 de diciembre de 1859 en Meilhaud, Francia. Ingresó con los Padres Maristas en 1878 y recibió la ordenación sacerdotal el 24 de septiembre de 1887. Su primer destino como sacerdote fue el teologado de su congregación en Barcelona, donde dio clases de Sagrada Escritura. Esto significó una gracia para él, pues se pudo encontrar más de cerca con esa "Carta de amor del Divino Padre a sus hijos". En 1895 fue enviado a Colombia. En 1902, con la guerra de los mil días en Colombia, sus superiores lo envían como superior del Templo de Lourdes en la Ciudad de México. A comienzos de 1903 hizo una novena al Espíritu Santo para que lo llamase a un campo de mayor perfección. Fue entonces que el 4 de febrero de 1903 acudió a confesarse con él la Venerable Sierva de Dios Concepción Cabrera de Armida, laica y mística. Sin conocerlo, Dios le mostró a ella el interior del P. Félix, entonces ella le refirió sobre el espíritu de la cruz que Dios le estaba inspirando y sobre las Obras de la Cruz, que por entonces ella había comenzado a fundar en la Iglesia. El P. Félix le preguntó si existía alguna congregación religiosa para varones que tuviese el espíritu de la cruz, a lo que ella le contestó que no, pero que la habría. Desde ese momento él se sintió llamado por Dios a este nuevo proyecto, Concepción, por su parte, intuyó también que Dios había elegido al P. Félix para fundar la nueva Congregación. Fue así que el P. Félix, convencido de la espiritualidad de la cruz, pidió permiso a sus superiores para iniciar el nuevo proyecto, pero éstos se lo negaron, prohibiéndole regresar a México y comunicarse con doña Concepción. Asimismo lo mandaron a Barcelona, donde sería limosnero de la comunidad. El P. Félix decidió tomar el camino de la obediencia a sus superiores y no iniciar la ansiada fundación sin la bendición de ellos, pues la obediencia total a sus superiores y a la Iglesia sería la prueba de que el nuevo proyecto era de Dios. Tuvieron que pasar 10 años, hasta que el Papa San Pío X aprobó la fundación de la nueva congregación masculina, a la que dio el nombre de Misioneros del Espíritu Santo. En agosto de 1914, en un ambiente de persecución religiosa, el P. Félix volvió a México. El 25 de diciembre de 1914, en la capilla de las rosas del cerro del Tepeyac, el Arzobispo de Puebla, Ramón Ibarra, celebró la Misa donde quedó establecida en la Iglesia la Congregación de Misioneros del Espíritu Santo, ahí estaban el P. Félix y la señora Armida. Fue así que el P. Félix se ocupó por completo de la nueva fundación, infundiendo en los primeros Misioneros un amor grande por la Primera Divina Persona, diciéndoles: "amen mucho al Divino Padre, como Jesús lo amó." Consciente de las necesidades espirituales de México fundó también a las Hijas del Espíritu Santo (1924), a las Misioneras Guadalupanas del Espíritu Santo (1930) y a las Oblatas de Jesús Sacerdote (1937). Falleció en la Ciudad de México el 10 de enero de 1938. Fue declarado Venerable por el Papa Juan Pablo II en 2000.
  • 1,138 views
  • 2 likes
  • 0 comments
  • 0 repins
0 comments